Archivo del Autor: raul

Amarrado

 
fotomomentos, fotografia consciente, fotografia viajes, raul gonzalez fotografo, street photography, fotografia callejera

Antiguo barco amarrado en Cartagena.

Vea su mundo como es, no como imagina que es. La discriminacion conducira al desapego. El desapego asegurará la acción justa. La acción justa construirá el puente interior hacia su ser real.

Calma

 fotomomentos, fotografia consciente, fotografia viajes, raul gonzalez fotografo, street photography, fotografia callejera

Fotografia en Varsovia, Polonia.

Cuando la mente está en calma, nosotros llegamos a conocernos a nosotros mismos como el presenciador puro. Nos retiramos de la experiencia y de su experimentador y permanecemos aparte en la presenciación pura, que está entre ellos y más allá de ellos. La personalidad, basada en la autoidentificación, en imaginarse que uno es algo: «yo soy esto, yo soy eso», continúa, pero solo como una parte del mundo objetivo. Su identificación con el presenciador se rompe.

Apego

 fotomomentos, fotografia consciente, fotografia viajes, raul gonzalez fotografo, street photography, fotografia callejera

Fotografía en Cuzco, Perú.

Abandone su apego a lo irreal y lo real caerá en su propia cuenta rapida y suavemente. Deje de imaginarse que usted es o que usted hace esto o aquello y la comprehension de que usted es la fuente y el corazon de todo amanecera en usted. Con esto vendrá un gran amor que no es eleccion o predileccion, ni apego, sino un poder que hace a todas las cosas dignas de amor y amables.

Más allá de la mente

 fotomomentos, fotografia consciente, fotografia viajes, raul gonzalez fotografo, street photography, fotografia callejera

Fotografía en la Amantaní, Lago Titicaca.

La mente puede operar con terminos de su propia cosecha, pero no puede ir mas allá de sí misma. Eso que no es ni sensorial ni mental, y sin lo cual sin embargo ni lo sensorial ni lo mental pueden existir, no puede estar contenido en ellos. Comprenda que la mente tiene sus límites; para ir más allá, usted debe consentir al silencio.

El piano

fotomomentos, fotografia consciente, fotografia viajes, raul gonzalez fotografo, street photography, fotografia callejera

Fotografia en Brno, Republica Checa.

 
Lo mismo que un hombre que oye sonidos, pero que no comprende el lenguaje, puede acusar al orador de cháchara sin sentido, y de estar enteramente equivocado. Lo que para uno es una corriente de sonidos caótica, es un bello poema para otro.

Un camino

fotomomentos, fotografia consciente, fotografia viajes, raul gonzalez fotografo, street photography, fotografia callejera

Fotografia en Playa Blanca, Marruecos.

No tiene nada que ver con el esfuerzo. Solo apártese, mire entre los pensamientos más bien que a los pensamientos. Cuando le acontece caminar en medio de una multitud, usted no lucha con cada hombre que se encuentra,encuentra su camino entre ellos.

Sol

fotomomentos, fotografia consciente, fotografia viajes, raul gonzalez fotografo, street photography, fotografia callejera

Fotografia en Puerto Lopez, Ecuador.

Es como el sol. Puede aparecer obscurecido por nubes y polvo, pero solo desde el punto de vista del perceptor. Ocúpese de las causas del oscurecimiento, no del sol.

Duda

fotomomentos, fotografia consciente, fotografia viajes, raul gonzalez fotografo, street photography, fotografia callejera

Fotografía en Antigua, Guatemala.

¿Quién nació primero, usted o el mundo? Mientras usted da el primer lugar al mundo, está limitado por él; una vez que se da cuenta, más allá de todo rastro de duda, de que el mundo está en usted y no usted en el mundo, está fuera de él.

Expectativas

fotomomentos, fotografia consciente, fotografia viajes, raul gonzalez fotografo, street photography, fotografia callejera

Fotografia en Antigua, Guatemala.

¿No es la idea de un mundo total una parte de su mundo personal? El universo no viene a decirle que usted es una parte de él. Es usted el que ha inventado una totalidad para que le contenga a usted como una parte. De hecho, todo lo que usted conoce es su mundo privado propio, por muy bien que lo haya amueblado con sus imaginaciones y expectativas.